La estrella de la semana!

La Manzana

Lejos de ser el fruto prohibido del jardín de Edén, o el venenoso de Blancanieves, la manzana es realmente uno de los frutos más nutritivos, ¡y pocos se lo llegan a imaginar! Esta semana os presentamos este ingrediente y una variedad de recetas que seguro que querréis probar.
La manzana es uno de los alimentos más antiguos. Su origen es silvestre y no obstante es un fruto que nos dedicamos a cultivar enseguida y del cual se expandió por Europa, África y Asia. El nombre de Manzana proviene del latín “Mazana” y significa injertador, ya que los romanos fueron los que consiguieron las mejores manzanas gracias a los injertos.
Son ricas en vitamina A, B1, B2, C y E y sus minerales predominantes son el potasio, el fósforo, el calcio, el sodio y el hierro. ¡No está mal! ¿Verdad?
Las manzanas son buenas para el corazón ya que regula el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre, por lo consiguiente son un buen alimento para aquellas personas con diabetes. Además, es muy digestiva ya que tiene propiedades antiinflamatorias y permiten activar a su vez el transito intestinas. Si está cocinada, permite combatir el estreñimiento. Como podemos ver es una buena opción tanto si nos encontramos bien como si nos encontramos mal.
Por otro lado, y seguro que mucho lo habréis oído, la manzana refuerza las encías y también regula el pH de la boca y reduce la formación de la placa bacteriana. ¡Pero no sólo eso! Su alto contenido en minerales hace que nos crezcan las uñas y los cabellos más fuertes.
Esta fruta es perfecta para tomar entre comidas ya que tiene un efecto saciante y eso hace que se combata el apetito.
Es importante no dejarse de comer la piel ya que contiene muchas vitaminas y es muy saludable. Así pues, cuanto tengáis una manzana, lo mejor es lavarla bien con agua y pegarle un buen mordisco. Esta es la opción más sana y saludable de todas, no obstante hay muchísimas otras que combinadas con otros ingredientes potencian su sabor y endulzan más un plato.
Neurológicamente hablando, la manzana contiene pectina que es un fantástico antioxidante que promueve una mejoría en la circulación sanguínea y una mejor función cerebral. También está compuesta por antocianina que permite potenciar la memoria. Evidentemente las dosis no son muy altas y con una manzana no tendremos mejor memoria o un mejor rendimiento, pero sí que su consumo puede aportar beneficios cognitivos. A todo ello se le suma que las vitaminas A, C y la E regulan, también, el deterioro cognitivo y permiten ayudar al estrés físico y mental ya que aporta energía al cerebro y previene la oxidación neurológica y celular. Si lo recordamos bien de otros ingredientes, el calcio también es un nutriente a tener en cuenta para dicho deterioro ya que regula la comunicación con el hipocampo y mantiene una buena conexión neuronal.
Después de conocer un poco más acerca de esta fruta… ¿Qué recetas nos vamos a encontrar? Pues bien, un smoothie sanísimo, unos deliciosos macarrones con queso, un flat bread original y una tarta tradicional de manzana con canela.
¿Cuál vas a probar?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your name *

Your website *

Comments *