La estrella de la semana!

El Caqui

Esta semana vamos a averiguar más acerca de uno de los menos conocidos “alimentos naranjas” de otoño. Por supuesto, hay calabazas, zanahorias, boniatos… pero, ¿cuánto  sabemos sobre los caquis? ¿Acaso todos hemos probado y disfrutado de uno? ¿Y cómo se comen?

Esta misteriosa fruta, cuyo nombre significa “Fruta de los Dioses” tiene su origen en China. Desde allí, se expandió por todo el mundo y, hoy en día, hay cientos de variedades, pero dos tipos están comercialmente disponibles: el Hachiya, el cual es de color naranja brillante, grande y ligeramente alargado, y tiene que ser consumido al estar plenamente maduro y tierno. El otro tipo, el Fuyu, el cual también es naranja, puede ser comido aun estando firme, igual que un manzana.

Tal y como aprendimos a través de nuestros ingredientes de la semana pasada, todos los alimentos que tienen un color naranja intenso poseen un alto contenido de Vitamina A (un solo caqui contiene el 55% de la cantidad diaria requerida) y beta caroteno. Estos componentes ayudan a regularizar la salud neurológica, la de nuestros ojos y nuestra piel, disminuye el declive cognitivo y previene la entrada de gérmenes en nuestro cuerpo, así incrementando nuestra inmunidad frente a infecciones.

Los niveles de Vitamina C también son increíblemente altos (un caqui puede alcanzar el 80% de cantidad diaria), estimulando el sistema inmunitario e incrementando la producción de glóbulos blancos. La excelente cantidad de Manganeso asegura una piel y membrana mucosa sanas.

Altos en fibra y bajos en calorías y grasa, los caquis contienen todo tipo de antioxidantes, flavonoides y fitonutrientes, garantizando propiedades antibióticas y anti-inflamatorias. También reducen estrés oxidativo y previene signos de envejecimiento prematuro, tal y como arrugas, manchas de la edad, fatiga o debilidad muscular.

Es más, varios estudios han demostrado que el consumo de caquis puede disminuir la alta presión sanguínea y alto colesterol, controlar la glucosa en sangre e impedir el crecimiento de células cancerígenas… frutas de los Dioses, ¡sin duda alguna!

Tal y como otras frutas, pueden ser consumidas y disfrutadas de infinitas maneras. Por nuestra parte, prepararemos una ensalada deliciosa, un sorbete fresco, un pudding peculiar y unas galletas dulces.

¿Cuál de estas recetas te apetecerá probar?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your name *

Your website *

Comments *