Nuestra estrella

La Mandarina

¡Esta semana vamos a dar un toque anaranjado a nuestro blog! La mandarina es la prima hermana de la naranja, no obstante, su sabor y olor son mucho más aromáticos. Si os fijáis cuando comemos mandarina en una sala todo el mundo lo va a saber. Esto es porqué tiene unas glándulas oleosas que desprenden ese olor tan característico y se impregna en las manos y el ambiente de aquellos quienes las comen. Como otros aceites esenciales procedentes de frutos cítricos, el aceite de mandarina es conocido por sus efectos energizantes y estimulantes, que pueden contribuir a reducir estados de stress, ansiedad y depresión. ¡Sólo con añadir un par de gotas a tu difusor, mejorarás tu estado de ánimo!

Así pues, vamos a ver qué beneficios nos puede dar nuestra estrella de la semana y que fantásticas recetas vamos a preparar.

La mandarina proviene de Asia y se empezó a cultivar en Europa en el siglo XIX, convirtiendo a España en uno de los principales países exportadores de la actualidad.

Si comemos mandarina, ¿Qué vitaminas regalamos a nuestro cuerpo? Pues bien, las  que predominan esta fruta son la vitamina A, B1, B2, B3, B6, B9 vitamina, como no, C y también vitamina E.

¿Y los minerales? Los minerales que abundan en nuestra estrella de la semana son el fósforo, el cobre, el potasio, el calcio, el magnesio, el selenio y el zinc.  Todo ello permite aportar una gran cantidad de beneficios para nuestro cuerpo, como por ejemplo la reducción del colesterol malo en sangre ya que metaboliza las grasas y los triglicéridos.  También, al contener potasio permite reducir la presión arterial y mejorar la circulación.

La mandarina es un fuerte aliado contra el estreñimiento ya que está compuesta mayoritariamente por agua y fibra. Así que, si mezclamos mandarina y alguna otra fruta, como por ejemplo el kiwi, puede facilitar el tránsito intestinal.

Ahora que estamos en época de cambios climáticos es una buena pieza de fruta para añadir a nuestra dieta ya que puede evitarnos muchos catarros. La vitamina C  aumenta las defensas y, al ser antioxidante, es buena contra la inflamación en el cuerpo y para eliminar esas toxinas del cuerpo que acumulamos con el día a día.

El calcio favorece el mantenimiento de los huesos, con el fin de mantenerlos fuertes ayudando también a la relajación de los músculos. Por otro lado, favorece el mantenimiento del equilibrio.

La mandarina también ayuda a prevenir enfermedades del hígado. Aporta hierro y mejora su absorción, por lo consiguiente es muy buena para casos de anemia y permite sanar las heridas con más rapidez.

Un punto a tener en cuenta es que la piel de mandarina nos puede servir para muchas cosas, como, por ejemplo, si la secamos puede ser buena para infusiones o incluso para elaborar azucares caseros aromáticos. Además, al ser una fruta cítrica, se puede utilizar para tratamiento de plagas y enfermedades o para hacer mascarillas caseras para eliminar aceites y bacterias de nuestra piel.

¡Esta semana os vamos a ofrecer una riquísima mermelada y un mousse de mandarina!

¡Os vais a chupar los dedos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your name *

Your website *

Comments *